El escudo al ver la ropa, no pudo evitar descojonarse de risa (tampoco era de extrañar, ya de por sí era ridículo nuestro querido guerrero comoque encima tuviera que ponerse esa ropa), mientras el dragón se sorpresndía (ya se sabe, lógica dragoniana), que los hombres y las mujeres no sólo usaban ropa diferente, sino que ellas tenían toda una gama interminable de prendas interiores.

El guerrero que lo dejó todo por imposible, suspiró y se preparó para ir a su perdición cuando vio una nube un tanto extraña… La miró con más antención, y empezó a asociar ideas, el dragón debía haber alertado a la población y ahora iban a por ellos… se quedó paralizado.

– ¡¡JEFE!! ¿Qué te pasa?

– _____,_____,______

– ¿Qué? ¿Qué estás diciendo? – Insisitó Lechuga (el escudo).

– Brrrrrr… bribribribri… ¡¡¡NOS ATACAAAAAN!!!

Anuncios

– La misión es fácil – le dijo el dragón – tú no destacas, por lo tanto, vas, la recoges y vuelves.

– A ver alelao – le suelta el escudo – ¿Cómo que él no destaca? Fíjate en el traje que lleva.. UN TRAJE DE BODA BRUJERIL. ¿Cómo no va a destacar? ¿Eh? ¿Eh? Primero hemos de ir de compras.

– Bueno… ¿pero seguro que los humanos tienen suficiente cerebro para darse cuenta que lleva un vestido diferente al de ellos?

– ¡¡DRAGONES!! – Lee el resto de esta entrada »

Cuando llegaron al castillo, el dragón se posó sobre la montaña más cercana al lugar.

– Allí está el castillo – dijo el dragón.

– ¿Dónde? – dijo el guerrero mirando en la dirección donde miraba el dragón.

– ¡¡GUEEEEEEEEERRRRRRRRRAAAAAAAAAAAAAAA!! ¡¡YEEEEEEEEEEEHAAAA!!

– ¡Silencio! – susurró el dragón mirando con cara de pocos amigos – que nos pueden oír.

– ¿Pero dónde está el castillo? – Nuestro querido guerrero.

– Grrrrrr.. ¡¡humanos!! ¡Allí! ¿No lo ves? A 50km de esta dirección.

La cara del guerrero se transformó en asombro, ¿como les podían oir si estaban a 50km?

– Ja, ja, ja, ja, ¿qué tienes hambre, mi querido compañero? – Dijo el dragón divertido. Al guerrero se le transforma la cara, no sólo es filósofo sino que también es dado a los chistes – Los humanos sois las mejores mascotas que un dragón pueda desear.

– Lo que no entiendo… – dice nuestro querido guerrero, un poco mosca y algo avergonzado – es, ¿cómo una “mascota” puede atrapar a una princesa?

Las risas del dragón cesaron, se mostraba cabreado, tal vez fuese ese su verdadero carácter -lógica dragoniana, ya se sabe que es ilógica-. Cogió al nuestro querido guerrero y alzó el vuelo. Lechuga (que casi se olvidan de él porque estaba muy callado últimamente) empezó a roncar, se había dormido porque según él las convesaciones dragon-humano son aburridas, con la esperanza que no lo abandonaran ahí. El dragón se dio cuenta a tiempo y dio media vuelta para cogerle con la otra zarpa, mientras este se quejaba de la brusquedad del transporte, que iba a buscar otra compañía que no le abollara.

El dragón siseó “¡¡humanos!!” algo asqueado y fueron en busca de su amada secuestrada.

– Es cierto, no sabes mi nombre – dijo el dragon. De golpe, apareció una sospechosa sonrisa en su boca.

Nuestro querido guerrero decidió que ya no quería saber nada del nombre del dragón, ni de su familia, ni sus gustos amorosos o de sus aficiones, con la sonrisa que mostraba, era evidente que se pedía algo, algo no, MUCHO a cambio de esos datos cedidos.

– Si quieres saber mi nombre…. – dijo el dragón con tono sospechoso – tendrás que hacer un juramento antes conmigo, una espece de compromiso muy especial, porque como comprenderás, si sabes mi verdadero nombre, podrías tomar medidas legales contra mí por haber dado mis datos sin jurar nada antes sobre tu alma.

– Bueno.. si es tan complicado, no es necesario.. jjjje, jjee, jeee, je – le costó pero logró hacer una risa más o menos convincete.

– Tranquilo, es un juramento ancestral, muy imporante en todas las culturas, llamado.. Lee el resto de esta entrada »

Suscribirse por mail

Atención

En caso de que alguien empiece a leer ahora la historia, puede pedirme vía comentarios el cuento entero (escrito hasta el momento, evidentemente) para no tener que ir saltando de link en link.

Archivos

Estadísticas

  • 624 visitas
Anuncios