El guerrero, aunque esa no fue su intención, empezó la marcha directamente hacia el castillo (justamente donde pulula la dragona con sus lacitos), pero como no entendía muy bien qué había pasado, y además el escudo no sabía explicarse porque sólo lloraba diciendo incoherencias (como que sentía pataditas en su barriga, cosa que precisamente él no tenía).. se sentía algo desorientado. Optó por elegir una dirección al azar, que fue justamente la que le llevaría a la boca de la dragona (los lobos ahora mismo no tienen nada que ver)…

Después de un buen rato de caminata, llegaron a una aldea donde se encontraba toda la “caballería” (burros y campesinos) que habían acompañado a la dragona, celebrando su victoria. Como nuestro querido guerrero no los había visto, pensaba que debían ser fiestas y quiso juntarse al jolgorio, así que optó por ir directamente a una taberna a ver si lograba algo de comida y bebida.

La caballería campesina, en cambio, sí le reconocieron y se pusieron en medio del camino, aunque no se sentían muy seguros (pues tenía un aliado dragoniando y un escudo llorando en su espalda), lograron mantenerse firmes. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Cuando el guerrero se despertó, no sabía qué había pasado, pero oyó algo que estaba lloriqueando, al acercarse, se sorprendió al ver que quien lloraba era su escudo.

– ¿Por qué lloras? – Le preguntó el guerrero… – ¿Y qué ha pasado aquí?

– Pues.. pues… ¡¡que el dragón resultó ser un calzonazos…!! Buaaaaa – lloriqueó el escudo – ¡¡No es justo!! Yo también quiero un calzonazos dragoniano… buaaaaaa…. ¡¡MALDITA SEA!! ¡¡ EL PUTO FUEGO DRAGONIANDO ME DEBE HABER AFECTADO!!

– ¿Puedo ayudarte en algo? Bueno, si se cómo hacerlo, claro… jjjjje, je, je…

– ¿Me puedes traer chocolate con nata? Creo que tengo un antojo… BUAAAAAAAAAAAA

Así que nuestro guerrero fue en busca de algo que pudiera calmar a Lechuga, como por ejemplo esa cosa llamada “chocolate con nata”.

El escudo había armado tanto follón que la nube ese empezó a acercar cada vez más hacia el lugar donde se encontraban. Lechuga, mareado y tal como estaba, deseó poder arrastrasxe a los brazos de su dueño, a ver si así se sentía más seguro (aunque jamás lo admitiría).

La nube, resultó ser un dragón gigante con muchos lacitos, por lo que se podía deducir que debía ser una dragona (se supone que dentro del mundo dragonil, seguro que era guapa, aunque… ya se sabe, lógica dragoniana).

Por el suelo, también llegó la caballería, aunque en realidad eran campesinos con burros que perseguían a la dragona desde los pueblos más cercanos, porque claro, los caballos del reino tardarían un par de horas de llegar y había que defenderse de los enemigos… ¡¡Y todo por ilegalizar el estudio mágico de caballos alados!! Maldita monocracia… Lee el resto de esta entrada »

(Zuvi se ha arrancado media uña del dedo meñique y le es imposible clicar las a, sin empezar luego a cometer errores por un tubo)

El dragón, a ver el escándalo que formó nuestro querido guerrero de la crisis que le dio, tuvo que darle de tortazos hasta atontarlo para que dejara de gritar, si había alguna posibilidad de que no los hubieran descubierto, era ahora el momento ideal para usarla a su favor (y con un guerrero medio muerto, había más posibilidades)….

– ¡¡MALDITO CABRÓN!! ¡¡ESTE CABRÓN HA ATONTADO A MI JEFE!! ¿¿¡¡NO VES QUE ESE INÚTIL MEDIO MUERTO SIRVE BIEN POCO!!?? ¡¡EEEEEHHH!! ¡¡LOS DE AHÍ!! ¿¿¡¡QUE NO NOS VEEEEIIIS!!??

El dragón no tuvo más remedio que echarle una llamarada mágica al escudo, que fue suficiente para que se callara. De mientras, el escudo empezó a sentirse raro, estaba asustado.. era algo extraño, eran como ¿nauseas? Le dio la sensación que no iba a agantar el olor de huevos fritos, con lo ricos que están…

Suscribirse por mail

Atención

En caso de que alguien empiece a leer ahora la historia, puede pedirme vía comentarios el cuento entero (escrito hasta el momento, evidentemente) para no tener que ir saltando de link en link.

Archivos

Estadísticas

  • 624 visitas